¡Obra nueva en marcha!

Este año, volvemos a la carga con la comedia Ítaca. El retorno de Odiseo, una propuesta escénica basada en La Odisea de Homero pero con un toque distinto. Esta comedia, escrita por María Cascón, Irene Zarrabeitia y Nahikari Yubero tiene la peculiaridad de estar dirigida no sólo a bachillerato, sino a toda la etapa de ESO también. ¿Te animas?

Versión 2

¡Estrenamos obra nueva!

Sinopsis
Hilos y conciencias se unen a través de la poesía y de la música para desnudar a varios personajes encima de un escenario; se habla del amor, de la vida, de las decisiones que se tomaron y de las que no, de las bifurcaciones de caminos, del arrepentimiento por todo aquello que no se ha hecho y la satisfacción por lo que sí. Pintura, danza, música, equilibrio, voz y teatro se dan de la mano en esta obra para acompañar las confesiones poéticas de varios personajes unidos a sí mismos por los hilos de la vida.

IMG_0203
REPARTO
Personajes: Patricia Bejarano, Irene Zarrabeitia, Araitz Peña, Markel Hernández, Asier Gómez, Nerea Aburto, Aiala Yubero, María Cascón, Nahikari Yubero

Conciencias: Helena Gorroño, Óscar Sancho, Iker Aburto, Zuriñe Basualdo, Ainhoa Larreategui, Xabier Martínez, Josu Fernández, Paula Ezcurra, Ana Ochoa, Iker Monzón

Narradora: Alasne Artetxe

Maestro de ceremonias: Markel Urrestarazu

Músicos: Óscar Sancho, Iker Aburto, Helena Gorroño, Xabier Tejeda, Eder Ortiz

Fotografía y proyecciones: Laurent Leger Adame, Elena Zarrabeitia, María Cascón

Iluminación: Ainhoa P. Marcotegui

Dirección: Nahikari Yubero

Compra tus entradas aquí” target=”_blank”>Erosi zure serrerak hemen!

A ti, Encarni.

El pasado día 29, diciembre decidió llevarse consigo a una de las personas más ama2importantes de mi vida. No sé por qué tuvo que ser ella, colecciono intentos fallidos por buscar una explicación a su empeño. Era una profesora incomparable; firme siempre, entraba en el aula con una sonrisa que nos cautivaba a todos. Nadie se atrevió nunca a cuestionarla, ni siquiera cuando con quince años recién cumplidos nos mandaba analizar la poética de Cavafis. “Quiero sacar de ti tu mejor tú”, me decía citando a Salinas; “es mi forma de entender la enseñanza”.

Ostentó cargos y responsabilidades en el mundo del teatro y de las letras que, a mi corta edad, no hacían sino causarme aún más admiración por ella. Amaba el mundo clásico, especialmente Grecia –de la que se sentía hija adoptiva-­‐, y hacía que quienes la oíamos hablar pudiésemos recrear el dulzor de sus palabras en nuestra imaginación. Guardo con mucho cariño el surco de su letra cursiva en todos los libros sobre el mundo clásico que me regaló y dedicó en varias ocasiones. Con ella, también, descubrí a los grandes maestros de la tragedia y la comedia grecolatina.
Sigue leyendo